miércoles, 2 de diciembre de 2015

¿Qué Color Llevas?

     Los cuerpos de Miranda y Francisco fueron transportados por un pasillo estrecho e inmenso, las paredes eran de cristales y se podían ver algunos cuartos. En muchos de estos se podían ver personas, todas en batas blancas, trabajando en computadoras, pizarras y un sin número de objetos. Una de las habitaciones parecía una sala de cirugías. Allí había aproximadamente 5 cuerpos, todos hombres, bajo una luz inmensa y personas con instrumentos bregando en los cuerpos de estos. El convoy se desplazaba por aquel pasillo a un paso estable, en la vanguardia iba la Doctora Marcel, la señora del parcho. Luego tras ella unos guardias vestidos con batas azules y unas armas largas, seguido de los oficiales iba un chico con lentes y haciendo apuntes en una libreta. Este chico se llamaba Raymond y a él le seguía una chica pelirroja de lentes, también, blanca y apuesta, que llevaba otra libreta de apuntes, los dos se miraron al mismo tiempo, sonrieron y volvieron a sus apuntes. La chica era Charlin. Las camillas iban de tras de la chica y eran llevadas por dos adolescentes con el rostro marcado por el acné, los guardias eran estrictos a la hora de transportar los cuerpos y al menor sonido rápido miraban a su alrededor. El cierre del convoy iba dirigido por 5 guardias semejantes a los primeros. El pasillo parecía no acabar, pero todo era un espejismo. Llegó un punto en el pasillo donde se detuvieron. Allí no había puertas, ni ventanas. Lo que había era una pared blanca sin ningún letrero o símbolo. La doctora Marcel, extendió sus uñas finas y esmaltadas de un color rosado. Justo al frente del convoy una gran puerta se dejó notar, la doctora paso su llave de acceso e inmediatamente aquella puerta dejo ver lo que ocultaba en su interior.
    El cuarto era inmenso y justo en el medio de la habitación se alzaba una columna llena de computadoras e imágenes. De estas computadoras salían unos cables que iban a parar a los muchos cuerpos que estaban en la habitación. Todos eran diferentes y había una cantidad casi semejante de hombres y mujeres.  En dos espacios vacíos se podía leer en un cartel “F1” F2” respectivamente. En esos lugares colocaron los cuerpos de Miranda y Francisco, siendo ella la F1 y él F2. Les conectaron cables a los cuerpos, mientras Raymond y Charlin seguían pendientes a sus libretas. Las cajas cerebrales se encendieron y rápido salían las imágenes en la pantalla.
-Comienza fase dos.- La Dra. Marcel tenía una voz gruesa. Señalo una pantalla del computador y dijo.- Enciéndala a la cuenta de tres… uno, dos y tres-
Un muchacho rubio presionó un botón amarillo e instantáneamente los cuerpos de todos los fenómenos, 10 en total, comenzaron a sacudirse. En el rostro de la doctora se reflejó una sonrisa macabra. -Ahora solo queda esperar.- se volteo y salió de la sala, dejando a todo el equipo allí.
Charlin y Raymond intercambiaron miradas y ahora si podían dirigirse la palabra. Él le pregunto a ella.-  ¿Cuándo ejecutamos nuestro plan?
-Solo es cuestión de esperar. Ahora la doctora está muy emocionada y estará muy pendiente a los detalles. No podemos echar todo por la borda. Ahora tienen a todos los que necesitan.
-Sí, lo sé, pero no soporto ver como tratan a los de nuestra espe…
-Shhhhh- le interrumpió Charlin, mientras miraba a su alrededor para ver que nadie los escuchara.- No lo digas alto, ya sabes el riesgo que corremos y como pudimos alterar todo para entrar. Tenemos que ser precavidos.
-Lo sé, lo sé. Todo por nuestros hermanos.- Hizo un gesto poniendo los ojos en blancos, sinónimo de que Charlin repetía siempre lo mismo.
Raymond tenía la mirada puesta en los fenómenos. Los cuerpos de los últimos dos integrantes comenzaron a moverse. –Ya están entrando a la isla. Míralos.-
-No, sabes que no me gusta ver ese proceso.- Charlin volvía a su libreta de anotaciones y Raymond analizaba las cajas cerebrales.
Los cuerpos eran transportados a una isla donde pasarían el resto de los estudios.